Breve Historias, Historia de Suspenso, Historias

Historia de una noche

1

No sé qué sucede aquí, desde que nos mudamos en esta casa escucho muchas cosas que me asustan, la suerte es que hoy mamá no fue a trabajar en el horario nocturno, porque creo que no aguantaría otro día más sola, pero creo que es el miedo de estar viviendo por primera vez en una casa tan grande; lo que si me preocupa es como las personas nos miran y susurran cuando salimos hacia la calle.

-Rayos, otra vez no- digo asustada, mientras me arropo de pies a cabeza.

Espero que pase unos cortos minutos, lentamente me voy quitando las sabanas, me bajo de la cama, voy corriendo a la puerta y luego hacia la ventada para asegurarlas, miro debajo de la cama para ver que no hay algo o alguien, tomo mi celular para llamar a mamá.

*Escuchando el celular de mamá sonar*
-Kathia, ¿Qué diablos quieres? estoy muy cansada y muerta del sueño- dice Kenia muy furiosa.
-Mamá, he escuchado ruidos en la cocina- le digo muy asustada.
-Tú siempre de miedosa, ya son 17 años, pronto serás mayor- se va alterando su voz.
-mami, cálmate ¿sí?, es que tengo mucho miedo, son ruidos extraños que escucho desde que nos mudamos aquí- le digo casi llorando.
-¿Qué clase de ruidos?- Pregunta Kenia.
-Es como pasos, que toman cosas, las dejan caer- le sigo explicando.
-Mira Kathia, trata de dormir porque yo no he escuchado nada, además, para que llamas si estoy en la habitación al lado tuyo, mejor duérmete, todo es tu imaginación mi niña- le dice Kenia para que se tranquilice y le corta la llamada.

Me quedo mirando el celular y comienzo a llorar a causa del miedo que tengo, siento que esta noche será peor porque el ruido no cesa y para el colmo mami dice que no los escucha ¿Será que ella está quedando sorda? claro que no, de ser asi, no me habría escuchado mientras le hablo, pero será que estaré volviéndome loca.

-ahhhhhhhhhhhhh- Grito fuertemente al escuchar un ruido que proviene al otro lado de mi puerta.

Comienzo a llorar sin hacer ruido mientras le marco a mamá otra vez.

-Es en serio Kathia, hoy es mi día de descanso, no me dejarás dormir- le grita Kenia furiosa.
-¿Escuchas esos ruidos mamá?- le digo llorando.
-No Kathia, no escucho nada- dice Kenia en tono preocupante.
-Mami, en serio, tengo miedo y escucho muchas cosas- le digo llorando.
-Ok nena, abre la puerta que iré hacia allá para verte, juntas revisaremos toda la casa- dice Kenia.

Me bajo de la cama y me paro frente a la puerta, le abro a mamá y vamos por la casa viendo que todo esté bien y cerrado, por último nos dirigimos a mi habitación para ver que no hay nada.
-¿Ves que todo está bien?- Me dice mamá mientras me abraza.
– Si ma- le respondo con lágrimas en los ojos.
-Ahora duerme y relájate- me dice mientras me besa la frente.
-Te amo- le digo con una media sonrisa en mi rostro.
-Yo también te amo- me responde mientras cierra la puerta de mi habitación.

Me quedo dormida por casi una hora y me despierta un ruido que proviene de la habitación de mi madre, cada momento es más fuerte y escucho a mi madre gritar, pero no cualquier grito; sino un grito de dolor, como que alguien le hace daño, no me importa el miedo que tenga, me paro y me dirijo hacia allá; mi madre es lo único que me queda y no la quiero perder.

Cuando me paro en la puerta no lo puedo creer, veo a Sasha con un cuchillo en la mano lleno de sangre y a mi madre tirada en el suelo toda ensangrentada.

-Sasha, ¿Qué has hecho?- le grito fuerte con lágrimas en los ojos.
-Se lo merecía, por su culpa mi padre se mató, porque ella no le correspondía- me responde con una voz llena de rencor.
-Pero tu padre y tu madre estaban casados, es lógico que no estuviera con él- le digo llorando.
-No me importa, solo tenía que estar con él y punto- me dice con voz de tranquilidad.

Miro a mi madre y le beso la frente, tomo el jarrón que está en la habitación, me lanzo contra Sasha, le rompo el jarrón en la cabeza, le quito el cuchillo y comienzo a darle puñaladas en el pecho, mientras le grito fuerte que es una estúpida por matar lo único que tenía. En ese momento, escucho la voz de mi madre y una mano fría en mi cara.

-Mami, te amooooo- le digo mientras la abrazo.
-parece que tuviste otra pesadilla Kathia- me dice con cara de espanto.
-Si mami, volví a soñar con Sasha- le digo mientras mis ojos se llenan de lágrimas.
-Ya tienes que dejarlo ir, Sasha lleva desaparecida más de 3 años- me dice mientras me acaricia la cara.
-Lo sé mami- le respondo.
-No tienes de que preocuparte, tu y yo estamos a salvo- me dice con una sonrisa en el rostro.
-Lo sé mami- le respondo.
-Además, nadie encontrará a Sasha, al menos de que vayan a buscarla al congelador que está en el ático- me dice mientras me abraza.
-Lo sé mami- le respondo.

FIN

 

Y.S.-

Anuncios

2 comentarios en “Historia de una noche”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s