Breve Historias, Historia de Suspenso, Historias

Stephanie

Stephanieh

Ya ha pasado mucho tiempo y aún estoy aquí sentada, no sé nada de lo que está sucediendo o de lo que harán conmigo, solo se que extraño a Pedro, daría lo que fuera por estar a su lado y complacerlo en todos sus caprichos, lo amo tanto. Mis pensamientos son interrumpidos por el sonido de la puerta, veo entrar una señora muy elegante.

-Buenos tardes jovencita, soy la Sra. Pérez, abogada y psicóloga, quiero que hablemos de algunos asuntos un poquito personales y en realidad quiero que confíes en mí, porque estoy aquí para ayudarte- me dice en un tono muy sutil.
-Diablos, abogada y psicóloga, a la verdad que debes tener mucho dinero señora- le digo sorprendida.
-No necesariamente, solo es dedicación- me dice de manera calmada.

Me quedo observando a la Señora, en realidad es muy amable.

– Señorita, ¿Qué hacía Usted en esa casa? -me pregunta la Licenciada.
-Cuidaba de Pedro, no tenía otro lugar en donde cuidarlo- le respondo de manera tranquila.
-¿Qué relacion tiene o tenia con el Señor Pedro? – pregunta.
-Somos novios desde hace años y lo cuidaba, ¿Sabia que duré 5 años cuidándolo ahí? – le digo.
-Entiendo, hagamos esto más simple para ambas, quiero que me cuentes todo, desde que conociste a Pedro hasta la actualidad, yo iré anotando unas preguntas y te las haré al final, seré toda oídos- me dice amablemente.

*Narración de Stephanie*
Conozco a Pedro desde muy pequeña, estudiábamos juntos desde primaria, él siempre cuidaba de su hermana, por lo que ella siempre estaba muy cerca y yo jugaba con ellos de vez en cuando. Nuestros padres se conocieron en una junta del colegio y se hicieron buenos amigos, por lo que en algunas ocaciones dormía en su casa para hacer pijamadas con Claudia, pero Pedro ese dia dormía en casa de un amigo.

Un día, cuando pasan a recoger a Pedro y Claudia, me dice su madre que me suba también para ella llevarme a su casa porque mis padres llegarían muy tarde, por lo que accedí a subirme, cuando llegamos, veo que hay una maleta con algunas de mis cosas y les pregunto ¿Qué esta pasando?, y el padre de Pedro, me dice que mis padres salieron de viaje y que mi abuelita estaba enfermita por lo que me quedaré ahí por un tiempo. Ese día en la noche, escucho a los padres de Pedro hablar, diciendo que será muy duro para mi cuando me entere de toda la verdad y escuche claramente decir que mis padres fueron asesinados por un grupo de vándalos que le intentaban robar. Me fui corriendo hacia la habitación y me puse a llorar, sentí que perdí todo en mi vida; escucho que alguien entra a la habitación y se sienta en la cama, esa persona comienza a acariciarme el cabello y me dice todo estará bien, era Pedro, me senté también en la cama y lo abrace fuerte, él me despego un poco y me dio mi primer beso, me dijo que siempre me iba a cuidar y que iba a estar para mí. A los pocos meses, me fui a vivir con mi tía y mi abuela, pero aun nos juntamos y nos apodamos el trio dinámico.

Fue pasando el tiempo y nosotros íbamos creciendo, Claudia comenzó a interesarse en algunas cosas, por lo que se alejó un poco del trio, pero yo siempre muy apegada a pedro, porque aparte de ser la persona que me cuidaba, también era mi novio secreto. Pensé que la ausencia de Claudia, iba a dañar todo, pero no, porque ahí Pedro y yo comenzamos a experimentar cosas divertidas, nuevas y peligrosas. Llegó el día de nuestra graduación de la secundaria, ese dia hicimos un pacto y realizamos lo mas peligroso de todo, prometimos guardarlo en secreto y asi lo hicimos, pero la realidad fue que me divertí y le pedí que lo volvamos a hacer y él me complació, lo hicimos durante varios años y eso me llenaba de mucha felicidad.

Hace 5 años, recibí una llamada de Claudia, diciéndome que Pedro y sus padres tuvieron un accidente automovilístico y murieron, pero algo me decía que Pedro estaba bien, asi que corrí hacia el auto y llegué al lugar de lo sucedido, el vehículo estaba destrozado y quemando, no me dejaron acercarme, me puse a llorar como loca, voy hacia el carro y arranco lentamente, cuando voy a salir hacia la vía principal, veo a alguien tirado, me estaciono y veo que es Pedro, trato de subirlo en el carro sin que nadie me vea, lo acomodo y aseguro bien, voy hacia su casa, él reacciona desde que llegamos y hace un esfuerzo para subir a la habitación, ahí cure sus heridas y le daba de comer. Asi estuvimos unos días, hasta que me dijo que quería ver a su hermana y desde que se recupere bien, saldría a buscarla, me quede en frisada, no quería que se alejara, por lo que un dia aproveche que dormía y lo até, se que se enojó, pero me encantaba esa cara de enojado. Asi pasamos todos estos años.

Ayer, veo a Claudia fuera de la casa y espero que no entre, no quiero que se lo lleve, Pedro es mío y si intenta llevárselo, la mataré, no me importa el vinculo entre ellos o nosotras. Salgo de la Habitación y aseguro la puerta y me escondo en el sótano, escucho ruidos y al poco tiempo los escucho hablando, la muy estúpida logró encontrarlo, tomo una cierra que había en el sótano y subo hacia la habitación, los escucho conversar y yo le hablo, ella se asusta, me empuja y sale corriendo. Yo antes de seguirla le digo a Pedro, que lo sentía por él pero que si la iba a matar. Voy detrás de ella, pero parece que salió de la casa, siento que me golpean y caí al suelo, cuando logro pararme veo la puesta del sótano cerrada, por lo cual opto por ir hacia allá y romper la puesta con la cierra, logro hacerlo y bajo las escaleras lentamente, la veo con los pies entre las rodillas, sentí un poco de lastimas, pero no me quedare sin mi Pedro. Después de eso no sé qué pasó, solo sé que desperté aquí.

-Respóndeme algo, ¿Nunca pensaste en que alguien podía ir a la casa? – me pregunta.
-En realidad no, porque después de la muerte de los padres de Claudia, ella y yo nos hicimos un poco unidas y ella me comentaba acerca de lo que iba a hacer e incluso, yo me ofrecí a recoger su ropa para que ella no fuera, nunca tuve el conocimiento de que ella iría- le respondí de manera confusa.
-En una parte mencionaste que tú y Pedro, hacían cosas peligrosas, ¿Cuáles cosas eran esas? – me pregunta.
-Son cosas que prometí no decirlas, asi que olvídelo Licenciada- le respondo.
-Bueno, te recomiendo que por lo menos al abogado si le digas todo, porque tu juicio es pronto, ya tengo todo claro señorita, muchas gracias por su cooperación- me dice amablemente, se para y se dirige hacia la salida.
-Gracias a Usted- le respondo mientras la veo salir de la habitación.

Ya tengo casi 4 años aquí en la cárcel y creo que al fin me inicio a adaptar a este sistema. A los 3 meses de lo sucedido, recibí la peor noticia de mi vida, me cantaron cadena perpetua, por solo complacer a una persona y lo peor de todo es que él no movió ni un dedo, pero mucho menos dijo nada para defenderme, estoy muy decepcionada y lo peor es que me pasaré toda mi vida aquí. Me avisan que tengo una llamada telefónica, me encuentro extraño, porque en todo este tiempo nadie me ha llamado.

-Buenas, ¿Quién es?- Pregunto.
-Hola, mi nombre es Carolina, te puedo ayudar a salir de ahí, a cambio de dos cosas- me dice.
-No creo que puedas amiguita, así que deje su broma- le digo en tono de burla.
-Bueno, no tienes nada que perder, así que inténtalo, además, para las condiciones tienes que estar fuera de ahí- me dice para convencerme.
-ok, suéltalo- le digo.
-Pues, una de las cosas es que no digas mi nombre, mantenlo en secreto y la otra te la diré cuando estés fuera de ahí- me dice terminando de convérseme.

Continuará…

 

Y.S.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s