Breve Historias, Historia de Suspenso, Historias

Stephanie, parte III

stephanie3

Que rico es vivir en tranquilidad, desde ayer estoy viviendo en paz en esta casa, escucho el celular, ¿Dónde lo habré dejado?, ahí está.

*llamada telefónica*

-Hola Caro- digo cuando contesto la llamada.
-¿Cómo estás Stephanie?- me pregunta.
-Muy bien- le contesto.
-Stephanie, ya está circulando el tema de tu escapada de la cárcel, así que hoy haremos todo- me dice.
-¿Tan rápido?- le pregunto asombrada.
-Si quieres esperamos a que Pedro se entere y busque seguridad- me dice sarcásticamente.
-Claro que no, vamos a hacerlo, ¿Cuándo lo haremos?- le pregunto.
-Franshesca, esta de camino a casa de Pedro, ella se encargará del trabajo sucio, quédate tranquila; ya voy para allá, pero primero tengo que hacer algo- me dice.
-Ok, perfecto- le digo.
-No más saliditas en el carro, espérame ahí o esperas a Franshesca, ¿entendido?- me dice con voz autoritaria.
-Sí, entendí- le respondo, mientras corto la llamada.

Está loca si cree que me quedare aquí y me perderé de la acción. Tomo la llave la del carro, me dirijo hacia la casa de Pedro. Llego a los pocos minutos y voy hacia la parte de atrás, hay un vehículo, me estaciono y entro a la casa muy tranquila; veo a Franshesca terminando de atar a Pedro, le ayudo para terminar y subirlo al carro. Cuando ya tenemos todo listo, escucho una voz familiar que proviene del interior de la casa, me acerco a la ventana y es Claudia, le digo a Franshesca que la llevemos a ella también; así todo sería más emocionante y no levantaríamos sospecha, por lo que Franshesca, busca algo, lo unta en un trapo y entra a la casa. A los pocos minutos veo que Franshesca, sale de la casa con Claudia cargada y atada, le digo que la trate con cuidado porque veo que está embarazada.

Llegamos a la casa, llevamos a los chicos a una habitación y los atamos en una silla, Franshesca me dice que se pondrá en contacto con Carolina para explicarle que todo está bien y se va. Como a las dos horas llega Carolina, siento que avienta fuerte la puerta del vehículo, entra gritando a la casa.

-¿Qué diablos te pasa?, quedamos en un acuerdo y no me hiciste caso- me grita.
-Cálmate si, solo quiero divertirme un poco, no le haré daño- le digo para que se tranquilice.
-¿Estás hablando en serio?, está embarazada, le hará daño al bebé- me dice muy enojada.
-Tú también y te repito, no le pasara nada- le digo.
-No es lo mismo, ella está atada ahí, yo estoy aquí, ahora se va a enterar que yo estoy detrás de todo esto- me dice preocupada.
-Todo estará bien, no te alteres por el embarazo- le digo para que se tranquilice.
-¿El Embarazo? ¿Sabes qué?, jódete, estas sola en esto- me dice mientras me mira a los ojos.
-Espera ¿Qué?- le digo asombrada.
-Quedo fuera de la jugada, no respetaste, por eso me salgo; quedas sola con todo esto, haz lo que quieras con ambos- me dice mientras me rebata el celular de las manos.
-No puedes dejarme sin celular, pero mucho menos sola en esto- le digo.
-Pues mira como lo hago- me dice, mientras sale de la casa.

No puedo creer lo que acaba de pasar, estoy sola en esto. Me paro muy enojada y voy a la habitación, abro la puerta bruscamente.
-A ver, seré muy clara y breve con todo esto, Acabo de pelear con mi aliada y se retiró de este asunto; estoy muy enojada, así que cooperen o los mato seguidito- les digo muy alterada.
-Pero, ¿Qué te hicimos? – pregunta Claudia llorando.
-En serio Claudia, ¿Aun preguntas?, bueno, él es mío y tú te interpusiste entre nosotros; entonces yo lo voy a torturar delante de ti hasta que muera y si tú no mueres de pena hacia él, lamento decirte que te mataré yo – le digo mirando la a los ojos, mientras le coloco un trapo en la boca.
Salgo de la habitación muy enojada y cierro la puerta de golpe, me siento en el mueble a esperar que se me pase el enojo. Pasa mucho tiempo y aún mi enojo no se va, por lo que voy a buscar cosas para torturar a Pedro. Voy a la habitación y abro la puerta, coloco los objetos encima de la mesa que hay en una esquina.
-Jugaremos al doctor, quería serlo, pero Pedro un día me dijo que no valía la pena- les digo, mientras me coloco uno guantes.

Tomo un objeto y le corto un dedo a Pedro, comienzo a disfrutar y reír, inmediatamente le corto otro dedo, quiero hacer esto más interesante; por lo que tomo un bisturí y le realizo varias cortaduras en el pecho y brazos, no puedo parar, es muy adictivo. Volteo hacia donde Claudia y la veo llorando, me acerco y le quito el trapo que tiene en la boca.

-Ves que lindo se ve lleno de sangre- le digo mientras sonrío.
-¿Por qué eres tan loca?- me grita.
-No niña, a mí me baja la voz, no soy loca, si supieras toda la verdad de que tu querido Pedro no es lo que aparenta; pero ya no importa, de verdad que me acabas de aburrir, mejor seguimos después- le digo, mientras le coloco el trapo en la boca otra vez.

Recojo todas las cosas y me salgo de la habitación. Estoy muy enojada, siempre quieren arruinar la diversión, primero Carolina y luego Claudia. Pesándolo bien, Carolina me dijo que le gustaba alguien y está protegiendo mucho a Claudia, quizás sea de ella o Jaime, que interesante todo esto. Voy hacia el vehículo para estacionarlo en otro lugar, para no levantar sospechas. Cuando voy caminando hacia la casa veo dos vehículos estacionados, por lo que entro corriendo, busco una pistola y voy hacia la habitación, cuando llego le disparo a Jaime porque es el más cercano a mí y el cae al suelo; escucho a Claudia gritar, Carolina se lanza sobre mí y caemos al suelo, en el intento de ella quitarme la pistola, se sale un disparo y se me cae al suelo; saco un cuchillo de mi bolsillo, no dudaré en matarla, le hago algunas cortaduras mientras ella me va diciendo todas las cosas malas que hice, pero aun así continuo cortándola; luego siento algo doloroso y frío que traspasa desde mi espalda hasta mi pecho y caigo al suelo, no puedo moverme, no tengo nada de fuerza, siento que mis ojos se cierran y susurro: Perdón Pedro.

*Palabras de Carolina*

Ya pasó un mes después de todo el problema con Stephanie, si la policía no hubiese llegado ella me habría matado, aunque para todos estoy muerta, pero gracias al doctor; que también es mi mejor amigo, me sacó de la clínica para que no investigaran absolutamente nada de mí y así estar tranquila. En su lecho de muerte Stephanie le pidió disculpa a Pedro, creo que fui la única que lo escuchó. Pedro, murió a causa del disparo que salió mientras Stephanie y yo peleábamos por la pistola. Sé que Claudia y Jaime están cuidando muy bien de mi bebé, en verdad me da igual que ellos se lo queden, es el amor de mi vida con su pareja; solo quiero su felicidad, pero la realidad es que estaré más cerca de lo que creen y quizás haga algo para que algún día tenga ojos solo para mí, pero para eso tendré que cambiar de identidad otra vez.

Fin.

 

Y.S.-

Anuncios

2 comentarios en “Stephanie, parte III”

Responder a Yelis02 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s