Breve Historias, Historia Paranormal, Historias

Diario Misterioso, Parte IV

diario

En realidad no sé lo que está pasando, nadie recuerda nada, puede ser que el diario hace que las personas olviden todo, pero es que no puede ser, son recuerdos de años; primero Bryan y luego John, en realidad creo que es una broma por parte de Cris, pero ¿Y los sueños?, si es que se le puede llamar así; porque los siento tan reales, pero siempre es el mismo día, puede ser que sí, quizás es un sueño, quizás este sea otro sueño, pero quizás no. Mis pensamientos son interrumpidos por el sonido de la puerta y la voz de Cristy al otro lado.

-Pasa- le digo.
-¿Estas Bien?- me pregunta preocupada.
-¿Sabes algo de esto?- le pregunto mientras le muestro el diario.
-No, pero es muy bonito, ¿Dónde lo encontraste?- me pregunta mientras lo mira.
-Olvídalo, mejor lo guardo- le digo mientras le rebato el diario de las manos antes de que lo lea.
-Ey, ¿déjame ver?- me dice fastidiada.
-No, no se de quien es y no miraremos la privacidad de alguien más- le digo.
-Ok Sra. Seria. Oye, que te parece si vamos de paseo- me dice entusiasmada.
-No creo- le digo parándome de la cama.
-Vamos, será divertido- me dice mientras me hace carita de perrito.
-No, hoy me la pasare aquí en casa, organizando cosas para mañana- le digo.
-Cierto, mañana inicia la docencia- dice con cara de agobio.
-Sí, pero tranquila, es el último año- le digo para que se calme.
-Te quiero mucho- me dice mientras se para de la cama y se dirige a la puerta.
-Yo a ti- le digo mientras veo como sale de la habitación.

Me siento muy mal por ser tan fría con Cris, pero en realidad no tengo ánimos, pero también creo que si hago algo diferente, puede ser que todo esto acabe. Pasa el tiempo muy rápido mientras organizo mis cosas, escucho una voz familiar que dice a todo pulmón, Ya llegué. Bajo corriendo por las escaleras y recibo a papá con un fuerte abrazo, antes de que cierre la puerta, puedo ver a una chica parecida a la dueña del diario al otro lado de la calle mirando hacia la casa.

-¿Qué te pasa Inés?- me pregunta papá.
-Nada, solo que esa chica me parece familiar- le respondo.
-¿Jenny?- me pregunta.
-¿Quién es Jenny?- le pregunto confundida.
-La chica que estaba fuera, se mudó en la casa que está a dos cuadras de aquí, le dije que venga a conocerlas- me dice con una sonrisa en el rostro.
-Ok, está bien- me digo y lo vuelvo a abrazar.

Ayudamos a mamá con los preparativos para la cena y luego cenamos en familia, como hace mucho tiempo para ellos no lo hacíamos a causa del viaje de negocio de papá; lleva muchos meses para allá, sin embargo, es mi tercera noche cenando en familia, terminamos de cenar y subo corriendo a dame una ducha y dormir.

Al otro día me despierto y abro el diario, veo que el día 3 está totalmente en blanco y dice una pequeña nota: Es tu turno de cambiar tu vida, escribe como deseas vivirla. No escribo absolutamente nada en el, me preparo y bajo a desayunar, veo que Cris está muy sorprendida a verme ya lista. Le digo que hoy tomaremos el bus, quiero hacer todo diferente al día anterior, porque me siento segura de que si cambio algo, todo esto acabará y el diario va a desaparecer.

Llegamos a la escuela y le digo a Cris que nos vemos más tarde, me dirijo hacia el aula, no quiero choque ni nada. El día pasó muy normal, sin choques con personas, sin críticas, sin invitaciones, etc., Cris y yo llegamos a casa y tomamos la decisión de hacer una rica cena juntas, para celebrar nuestro primer día de clases con éxito. Preparamos la cena y nuestros padres se unieron a nuestra celebración, tome tanto hasta que me quede dormida.

Al otro día me levanta Cris, no sé cómo rayos llegue a la cama, quizás papá me subió, informándome que se nos hará tarde; estoy totalmente feliz porque ya todo esto terminó, me alisto muy rápido y veo el diario en la cama, lo tomo para leer mi gran Victoria y el día 4 dice: Te vuelvo a dar otra oportunidad de disfrutar tu día, escribe como quieres vivirla, me enojo tanto que tomo un lápiz y rayo toda la hoja, tiro el diario y bajo corriendo, mamá toma la decisión de llevarnos.

Llegamos a la escuela y puedo ver como todos hoy están medio despistados, el dia está muy pesado y así continuó hasta que llegó la hora de irnos a casa; me voy corriendo a casa y me pongo a estudiar lo que me corresponde para el otro día hasta quedarme dormida.

Al otro día, despierto con el sonido de la música de Cris. Salgo rápido y voy hacia donde Cris.

-Cris, estamos tarde corre, la escuela- le digo alterada.
-Inés, ¿Tarde para qué?- me pregunta confundida.
-Es tarde para llegar a clases- le digo enojada.
-Inés, las clases inician mañana- me dice mirándome rara.
-¿QUÉ?- le grito.

Me voy corriendo hacia la habitación y me agarro la cabeza, ya no sé qué hacer, me tiro en la cama y siento la libreta; la tomo y la tiro hacia la puerta y comienzo a llorar. En realidad no entiendo nada de lo que está pasando, ¿En realidad me pasará algo si la destruyo?

 

Continuara…

 

Y.S.-

 

Puedes seguirme en mis redes sociales:

Instagram: yelissuero
Twitter: yelis021

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s