Breve Historias, Historia Paranormal, Historias

Diario Misterioso, Parte VII

diario afda7

Terminé de leer la información del internet y me quede totalmente sorprendida, ya estoy entendiendo absolutamente todo, solo necesito encontrar como solucionar todo esto, ¿Cómo encontrar la verdad? ¿Cómo destruir al demonio?, pero antes de todo esto necesito saber ¿Quién es el demonio? Escucho que tocan la puerta.

-Inés, ¿Estás bien?- pregunta mamá preocupada.

Me quedo callada un momento, pensado si el demonio es mamá, en realidad tengo que comenzar a desconfiar de todos, pero no tengo el valor de hacerle algo malo a ella, a pesar de que me trata indiferente, es el amor de mi vida.

-Inés, ¿Estás ahí?- pregunta preocupada mientras toca la puerta.
-Si mamá, aquí estoy, pásale- le digo mientras la veo abrir la puerta.
-Tienes que comer algo- me dice preocupada.

Me quedo observándola, me está tratando diferente, primera vez que la veo preocuparse por mí.

-Mamá, ¿Te pasa algo?- le pregunto.
-No, ¿Por qué?- me dice confundida.
-Lo que pasa es que normalmente no eres así conmigo, siempre eres fría y ni me preguntas como estoy, ni nada parecido, entonces ahora veo cómo te preocupas por mí y me sorprende- le digo explicándole.
-Creo que el hambre te ha puesto a pensar cosas, siempre me preocupo por ti y estoy al pendiente, eres mi única hija, mi bendición, ¿Cómo no estaría pendiente de ti?- me dice alterándose un poco.

Ahí recordé que en este mundo Cris no existe, entonces toda la atención que le daba a ella, ahora la tengo yo. Pero aun así no confío, tengo que estar al pendiente de todo.

-Está bien mamá, olvida lo que dije, ¿Qué opinas si hacemos algo de comer juntas y hacemos una cena especial?- le digo abrazándola.
-¿Tú cocinar?, ¿En verdad estas bien?- me dice poniéndome la mano en la frente y sonriendo.
-Mamá, hoy posiblemente viene papá, por eso te lo digo, siempre lo espero todos los días y hoy no pierdo mi esperanza- le digo mirándola mientras sonrío.
-¿Tu papá?- me dice poniéndose seria.
-Si mamá- le digo.
-Eso es imposible Inés- me dice con los ojos llorosos.
-¿Cómo que imposible?- le pregunto.
-No, nada, aun no me confirman, pero si, vamos a esperarlo; te espero en la cocina- me dice cambiando de tema y animo rápidamente.
-Está bien- le digo pensativa mientras veo como sale de la habitación.

Bajo a la cocina y preparo algo de comer junto a mamá, ahí comenzamos a hablar y pensar que haríamos de cenar; este es un momento muy agradable con ella que nunca tuve, es como la versión de Cris en mi madre. Escucho el timbre de la puerta y voy corriendo hacia ella y la abro, es papá, fingí emocionarme, pero en realidad lo he estado viendo estos últimos días, mamá va corriendo a la puerta y lo abraza, comienza a llorar y a repetir varias veces que no puede creerlo, lo abraza y besa; yo me alejo porque tanto amor me empalaga.

En la noche cenamos y pasamos un momento agradable juntos, miro el reloj y veo que es un poco tarde ya, le digo a mamá que no me despierte porque no iré a la escuela, se sorprende pero me dice que está bien. Me despido de mis padres y subo a mi habitación, esta noche fue la mejor para mí, pero extrañé mucho a Cris, aunque ellos no se acuerden. Me ducho, me pongo cómoda, me tiro en la cama y me pongo a leer, pero me quedé dormida.

En la mañana despierto y me pongo ropa, tomo la decisión de ir a la casa que está a dos cuadras, creo que ahí encontraré respuestas porque por varias ocasiones, cuando vi a Jenny, me decían que vivía ahí. Me pongo ropa deportiva, entro el diario en una bulto pequeño y bajo a saludar a mamá.

-Buenos días ma- le digo feliz.
-Buenos días, me dijiste que no ibas a la escuela, ¿Cambiaste de parecer?- me pregunta curiosa.
-No mamá iré a visitar a una amiga- le digo.
-Está bien. Inés, tengo algo que decirte- me dice un poco triste.
-Mamá, cuando regrese, vengo rapidito- le digo interrumpiéndola y parándome para dirigirme hacia la puerta
-Está bien, ¿Puedo saber dónde estarás?- me pregunta mientras me ve abrir la puerta.
-Estaré en la casa que queda a dos cuadras- le digo mientras cierro la puerta.

A los pocos minutos llegue a la casa, me paro en la puerta y toco el timbre pero nadie responde, hago el segundo pero nadie sale; empujo la puerta y está abierta, todo esto está abandonado y lleno de polvo, comienzo a llamar al Jenny. Siento unas manos en mi hombro y volteo para ver.

-¿Qué hacer aquí?- le pregunto a mamá.
-Vine, porque tengo que hablar contigo- me dice.
-Aléjate, ¿Cómo entraste?, ¿Eres tú el demonio?- le grito.
-¿De qué hablas Inés?, solo te seguí- me dice alterada.

Salí corriendo y subí las escaleras y entré a una habitación, me escondí dentro de un armario. Puedo escuchar la voz de mamá diciendo que salga de donde estoy, que me tiene que decir algo referente a papá, entró a la habitación donde estaba y seguía diciendo que él no es mi padre y que ella pensaba que estaba muerto, pero que no entiende muchas cosas de él porque el siempre ocultaba la verdad; que ella solo estaba con él por protección pero que ni intimidad llegaron a tener, cuando ella se para en la ventana yo estaba justo por salir, pero sentí que alguien más entró a la habitación, era papá, la abrazó y de repente la lanzo por la ventana, me puse a llorar, pero me tapé la boca para que no saliera ningún ruido. Cuando el salió de la habitación, salí corriendo porque quería ver la condición de mamá, pero me resbale y me caí por las escaleras; levanto la cabeza y veo como él lentamente comienza a bajarla, me dirijo hacia la cocina para salir por detrás porque era más cerca pero la puerta está cerrada. Busco en las gavetas de la alacena a ver si encuentro un cuchillo, pero veo una pistola.

-Esta es tu oportunidad, puedes hacer lo que nunca hice, llénate de valor- me dice Jenny acabando de aparecer.
-¿No pudiste decirme esto?- le pregunto.
-No podía decirte y tampoco ahora, solo te informo que al mismo tiempo que lo mates tienes que destruir el diario, así terminará todo- me dice.

Pienso una forma de hacerlo antes de que llegue a la cocina, miro la estufa y la enciendo, saco el diario del bulto y veo que está parado en la puerta.

-Nena, tu madre está muy herida, no sé qué le paso, te andaba buscando- me dice.
-Tú la mataste- le digo.
-¿Cómo vas a pensar que fui yo?, es la mujer que amo, jamás le haría eso- me dice tratando de confundirme.
-Papá, júramelo que no fuiste tú- le digo llorando.
-Te lo juro por mi vida, ven chiquita y llevémosla al hospital- me dice abriendo los brazos.
-No le hagas caso, recuerda lo primero que te dije- me dice Jenny.
-Tú cállate metida- le grita papá.
-¿Cómo puedes verla o escucharla si solo yo puedo?- le grito a papá mientras le disparo.

Desde que le disparo a papá, tiro el diario en el fuego de la estufa y le continuo disparando, un disparo por cada personas que murió incluyendo a Jenny. Desde que se terminaron las balas, tire la pistola al suelo y comencé a llorar, vi como polvo negro subía y su cuerpo se iba desvaneciendo, mire hacia el diario y pasaba lo mismo. A los poco minutos veo que el cuerpo y el diario ya habían desaparecido. Corro hacia donde mamá y la veo agonizando, le pido perdón por dudar de ella y ella hace un intento de sonreír pero no lo logra, comienzo a llorar. Jenny me abraza y me dice que ya todo pasó y me explica que ese hombre ha utilizado ese medio de estar con las madres solteras para alimentarse de las almas de sus hijas. Veo que Jenny comienza a desvanecerse y sonríe mientras se despide de mí, yo comienzo a llorar tan fuerte que me comienza a doler la cabeza.

Despierto con el ruido de música en la casa, me seco las lágrimas y salgo corriendo, veo a Cris y la abrazo, corro hacia donde mamá y le doy un gran beso.

-Mamá, ¿Dónde está papá?- le pregunto para quitarme toda la duda.
-¿Te golpeaste la cabeza?, tu papá murió desde que ustedes eran muy pequeñas y desde entonces hemos estado sola- me dice.
-Gracias por ser madre y padre a la vez, te amo- le digo mientras la abrazo.
Escucho el timbre sonar y mi corazón da un salto de susto, voy hacia la puerta y cuando abro es Jenny, me da un abrazo y me agradece por todo; creo que es la única que recuerda lo que paso, la invito a pasar, pero me dice que no, ya que necesito pasar tiempo con mi familia porque sabe que fue un proceso muy fuerte para mí, se retira y voy hacia la cocina a llenar de besos a mamá y a bromear con Cris.

Fin.

Y.S.-

 

Puedes seguirme en mis redes sociales:

Instagram: yelissuero
Twitter: yelis021

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s